LA OMS RECOMIENDA LA ATENCIÓN DE SEGUIMIENTO Y ANTICOAGULANTES EN DOSIS BAJAS PARA LOS PACIENTES DE COVID-19

LA OMS RECOMIENDA LA ATENCIÓN DE SEGUIMIENTO Y ANTICOAGULANTES EN DOSIS BAJAS PARA LOS PACIENTES DE COVID-19

La OMS recomienda que los pacientes con COVID-19 —tanto confirmada como presunta— tengan acceso a la atención de seguimiento si tienen síntomas persistentes, nuevos o cambiantes.

Esta es una de las recomendaciones formuladas por la OMS en las directrices revisadas de manejo clínico.

Se ha reunido evidencia sobre el síndrome posterior a la COVID-19, denominado «COVID-19 prolongada», consistente en que las personas que se han recuperado de la COVID-19 continúan teniendo problemas a largo plazo como fatiga extrema, tos persistente e intolerancia al ejercicio.

La comprensión de esta afección es una de las áreas de trabajo prioritarias de la OMS. En febrero de 2021, la OMS organizará una serie de consultas para llegar a un consenso sobre la descripción de esta afección y sus subtipos y sobre las definiciones de los casos. Este conocimiento científico servirá de base para dar un nombre a la afección. En las consultas participarán una amplia gama de partes interesadas, incluidos los grupos de pacientes.

Para atender a los pacientes de COVID-19 en sus domicilios, la OMS aboga por el uso de la pulsioximetría para medir los niveles de oxígeno en la sangre. Esto debe coordinarse con otros aspectos de la atención domiciliaria, como la educación del paciente y el proveedor de atención de salud y el seguimiento regular del paciente.

Para los pacientes hospitalizados, la OMS aboga por el uso de anticoagulantes en dosis bajas para prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos (trombosis).

Para los pacientes hospitalizados que estén recibiendo oxigenoterapia (incluida la oxigenoterapia de alto flujo mediante cánula nasal) o ventilación no invasiva, la OMS sugiere colocar a los pacientes boca abajo para aumentar el flujo de oxígeno (decúbito prono despierto).

Las directrices también incluyen recomendaciones sobre el uso de paquetes de medidas asistenciales para sistematizar la prestación de atención a los pacientes de COVID-19, así como la recomendación de favorecer el razonamiento clínico por encima de los modelos en la toma de decisiones sobre la atención del paciente.

Las recomendaciones fueron elaboradas por un grupo independiente de expertos, el Grupo de Elaboración de Directrices, sobre la base de revisiones rápidas y detalladas de toda la evidencia disponible.

Las directrices son un documento evolutivo que se actualiza periódicamente a medida que se dispone de más datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *