CENTRO ONCOLÓGICO PEDIÁTRICO “CASTRO LIMÓN”: ESPERANZA DE VIDA

CENTRO ONCOLÓGICO PEDIÁTRICO “CASTRO LIMÓN”: ESPERANZA DE VIDA

*Salvan a 7 de cada 10 menores

*Es el primer centro de atención especializado en la región

*Oncólogos, cirujanos, pediatras, químicos y psicólogos, ayudan a los pequeños

Siete de cada diez menores logran sobrevivir al cáncer en el Centro Oncológico Pediátrico de la Fundación “Castro Limón”, lo que coloca a éste dentro de los primeros lugares de casos de éxito, revela el director médico de dicho centro.

En entrevista con Innova en Salud, Jesús Manuel Lozano García, Director Médico del Centro Oncológico Pediátrico, destaca que un niño con cáncer, bien cuidado por especialistas y tratado con un protocolo específico como los que allí manejan, tiene altas posibilidades de sobrevivir.

Encargado del área médica desde el primero de enero de 2007, Lozano García resalta que hasta la fecha en el Centro Oncológico Pediátrico no tienen ningún caso de abandono de tratamiento, gracias a que allí ofrecen una atención integral que permite que las familias tengan plena confianza y que los menores se sientan como “en su casa”.

El Centro, que es respaldado económicamente por la Fundación “Castro Limón”, atiende a población infantil, desde recién nacidos hasta los 18 años de edad que presentan un diagnóstico confirmado de cáncer, explica.

El cáncer más común en niños que se atienden en el Centro es leucemia, agrega el médico, aunque también atienden tumores de cerebro, de hueso, de ojos, de retina, tejidos blandos, tumores genitales.

Una de las acciones inmediatas cuando llega el paciente al Centro, es realizar un diagnóstico integral, evaluar qué tan avanzada está la enfermedad, contar con estudios especializados para darle el tratamiento correcto, dependiendo de cada uno de los tipos de cáncer, indica.

Resalta que los niños con leucemia reciben un tratamiento diferente, en contraparte con un infante con un tumor en el cerebro. “Y los tratamos de acuerdo a protocolos internacionales y nacionales avalados por la Secretaría de Salud”, abunda.

Manejo integral

Entrevistado en su oficina ubicada al centro de la Unidad Oncológica, frente a la sala de operaciones y a un costado del área de psicología, Lozano García precisa que se da un manejo integral para los niños con cáncer, mediante un tratamiento multidisciplinario.

Para ello el Centro Oncológico Pediátrico cuenta con:

*Oncólogos

*Médicos pediatras

*Médicos en cirugías

*Especialistas en quimioterapia

*Especialistas en radioterapia

*Médicos especialistas en problemas infecciosos

*Cardiólogos

*Nutriólogos

*Psicólogos

*Trabajadoras Sociales

El Director del Centro señala que los niños reciben quimioterapia, transfusiones, un adecuado manejo de las complicaciones, en este caso de infecciones que pueden ser desde bajas, moderadas, hasta graves. También cirugías de extracción de tumores, incluso injertos de huesos cadavéricos y gracias a esto han logrado evitar la amputación de extremidades a varios menores. Una de las acciones permanentes es la colocación de los catéteres para la aplicación de la quimioterapia, sin necesidad de picarles sus bracitos cada vez que vengan, anota.

Cuentan con equipo para tomar radiografías y estudios especiales, además de tener relación con gente del centro de la República y de Estados Unidos que “nos apoya con estudios muy especializados”, agrega. “Nosotros los atendemos desde que ingresan hasta que se curan, ya que en el menor de los casos desafortunadamente fallecen”, reitera.

Notable índice de sobrevivencia

El logro más importante del Centro Oncológico Pediátrico ha sido que siete de cada diez niños atendidos logra salvar la vida gracias a los tratamientos. “Y los que más sobreviven son los niños con leucemia. Nosotros tenemos un niño fallecido de cada diez. Es decir el 90 por ciento de nuestros niños con leucemia están vivos”.

Aunque inicialmente la atención médica era para familias de escasos recursos, que carecían de IMSS, ISSSTE, u otra institución de salud pública, el Centro ahora atiende a cualquier paciente menor de edad con un diagnóstico confirmado de cáncer. “Ahora la gente viene, nos pide ayuda y nosotros se las damos”.

Realidades, estadísticas y creencias del cáncer

El Doctor Jesús Manuel Lozano García precisa que dentro de la leucemias hay grupos de riesgos que ellos llaman “las más  curables”, claro hay niños con más alto riesgo que son menos curables, aun así el índice de curación es alto.

“Quizá las leucemias linfoblásticas son las más curables, es un tipo específico de leucemia, las mieloblásticas son muy diferentes y su índice de curación es del 50 por ciento, pero en general es del 90 por ciento”, agrega.

Doctor, en la actualidad muchas personas piensan que esta enfermedad se presenta por una mala alimentación o pre disposición genética ¿qué hay de cierto?

“La nutrición no tiene nada que ver, realmente no está muy claro cuál es la causa de que un niño llegue a tener cáncer. Un porcentaje bajo de ellos presenta alteraciones genéticas demostrables, en otros no se puede determinar.

“Hay ciertos grupos de riesgo en los que es más fácil que desarrollen cáncer, entre ellos los de Síndrome de Down, o niños con un hermano que tiene o tuvo cáncer. Ellos tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad.

“En general no hay una causa específica como en los adultos, donde el consumo de cigarro, las drogas, las dietas altas en grasa tienen relación con la producción de enfermedades avanzadas; en niños no hay una situación específica. Si fuera una mala nutrición pues todo México tendría cáncer, porque el índice de mala nutrición es muy alto en nuestro país. En México hay mucha obesidad y se da mucho también la mala nutrición en áreas suburbanas y rurales. En zonas agrícolas hay un alto índice de leucemias por ejemplo, tumores, porque la exposición a pesticidas está relacionada con desarrollo de leucemias. Por problemas nutricionales no está confirmado. En cambio, dice, el cáncer y enfermedades de tipo neurológico están más relacionadas con las exposiciones derivadas del petróleo, aunque se desconoce la causa de la gran mayoría de cánceres”.

Explica que en todo el mundo –como  Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Canadá, India y México-, la estadística es igual: se presentan de 120 a 150 nuevos casos por año por cada millón de habitantes.

En Tijuana, con una población de dos millones, hay unos 150 casos por año y “nosotros estamos atendiendo de dos a tres casos nuevos por mes”. Agrega que en el Sector Salud el Hospital General recibe de tres a cuatro casos nuevos y el IMSS de tres a cuatro casos nuevos por mes.

¿A qué atribuye usted que de los pacientes que atienden el 70 por ciento logre sobrevivir?

“Nosotros en el Estado estamos bien en cuestiones de sobre vida en comparación con estados del sur, donde hay áreas de oncología pediátrica que no están bien desarrolladas y donde no tienen la capacidad para tener un centro como éste. No tienen los medios para poder atender bien a los niños, los índices de mortalidad son altos, no hay el adecuado soporte de medicamentos”.

Doctor aquí en el centro hay una gran parte humana en este esfuerzo, háblenos al respecto

“Estoy convencido de que la muy buena relación que tenga el personal capacitado en el manejo de los niños con cáncer es la clave para que los familiares vengan con confianza y para que, a pesar de lo agresiva que pueda ser la enfermedad, los niños nos tengan confianza; porque es natural que tengan miedo por las inyecciones o los catéteres que a veces es complicado poner y por estar encerrado durante días, entre otras cosas.

“Nosotros procuramos cuidarlos, darles una muy buena atención, hacerlos sentir como en casa. Darles cariño, jugar con ellos, eso afortunadamente se ha reflejado en todos los años que tenemos aquí, tenemos cero por ciento de abandono del tratamiento”.

¿Qué otro aspecto relevante considera que la gente debe tomar en cuenta?

“Lo más importante para el papá y la mamá es que entiendan que cuando su hijo tenga un cáncer, no necesariamente significa muerte, creo que ese es el punto más importante. El niño tiene un alto índice de sobrevida; eso es muy importante en primera instancia. En segundo lugar, el trato que se le dé debe ser muy personalizado, aquí hay un trabajo especial, tratamos de que los papás y niños se sientan cómodos y bien atendidos”.

¿El personal de aquí cumple con un estándar de capacidad?

“Aquí hay personal altamente capacitado: médicos pediatras calificados para ver complicaciones propias, si un niño con cáncer se complica lo tiene que ver un infectólogo; tenemos esos especialistas y damos esa probabilidad de que sobre viva. Si un niño que está diagnosticado con cáncer es atendido en otro hospital donde manejan cualquier tipo de enfermedad y no es visto por un especialista, la probabilidad de morir es muy alta. Si a ese mismo niño lo ven en una Unidad Oncológica, con un protocolo adecuado, se logra un 70 u 80 por ciento de posibilidades de salvarlo”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *