EL VINO Y LA MUJER

EL VINO Y LA MUJER

Hace ya algunos lustros escribí un articulo que se intitulaba “Sono italiane, sono famose”  En el comparaba a dos iconos de la belleza latina, dos famosas mujeres de cepa italiana cuya exuberante hermosura, vivacidad y encanto ha sido reconocida a nivel internacional por ya mas de dos generaciones. Ellas, Gina y Sofía, me brindaron la posibilidad de hacer una alegoría con un par de uvas italianas también de gran fama y no menos voluptuosas.

             Entonces,  quería hablar de las mujeres y el vino y no encontré mejor forma, lo que supongo me genero algunos calificativos de sexista, cosa que estoy muy lejos de ser, pero entonces había pocas referencias enológicas vinculadas al sexo femenino;  La mujer como la diosa Eno, nieta de Dioniso, que podía convertir el agua en vino; Las viudas del Champagne;   Nicole Barbe Ponsardin, a la sazón Viuda de Cliquot, Jeanne Alexandrine Pommery, Elisabeth Salmon y Mathilde Perrier, todas grandes impulsoras de la famosa bebida burbujeante. Pero con excepción de estas notables señoras, la mujer tenía poca injerencia en el mundo del vino, era un mundo por tradición eminentemente masculino, donde el varón seleccionaba el vino, la mujer tomaba vinos ligeros, dulces y suaves, y generalmente siempre lo hacia en compañía de un hombre.  En los años 70s para la industria vinícola y del alcohol, las mujeres aparecían en su mercadotecnia como recompensa  para el macho que bebe un producto determinado. Después en los 80s apuntaron sus campañas publicitarias a las mujeres debido a su mayor nivel de emancipación y de participación, aunque seguían pensando  que las damas estaban imposibilitadas de acceder a los placeres del vino.

             Afortunadamente  el entramado vitivinícola está cambiando,  actualmente las mujeres llenan mi Wine Bar, consumen vinos fuertes, hablan del vino, lo degustan, lo catan, pertenecen a clubes, son sommeliers, son enólogas, son productoras. La incursión del referente femenino ha llegado incluso a dos de las mas importantes bodegas del mundo:  Chateau Margaux y Mouton Rotchild, vinícolas de Burdeos que son lideradas por mujeres. Pero es solo una pequeña  muestra de un inventario de capacidades femeninas que van desde lo profesional a lo organoléptico, ámbito este último,  donde las mujeres suelen encontrarse mas capacitadas que los hombres  debido a su naturaleza biológica que en la posibilidad de ser madres sensibiliza a la mujer para, por medio de los sentidos, poder detectar  cualquier elemento químico que pudiera representar un peligro para la cría.  Esta ventaja natural sumada a que los hombres somos mas impresionables con vinos que ganan concursos o puntuaciones altas y que la mujer  se muestra con menos prejuicios para indagar, probar y buscar cosas nuevas es la que hace cada vez menos extraño el encontrarnos  con mujeres ejerciendo el oficio de sommelier, al que por cierto le añaden una natural dulzura.

             En lo profesional, la intervención femenina en la industria vitivinícola nacional ya no se puede contar con los dedos de las manos, nos faltarían muchas manos. Cada día más mujeres mexicanas conforman pilares importantes de esta industria; enólogas, productoras y químicas, como Laura Zamora, Myrna Liceaga, Alberta Ceja y muchas más que por falta de espacio no reseñaré pero que no son menos importantes y que nos deleitan con el producto de su trabajo.             

En fin, que más puedo decir, cuando para hablar de estas hermosas criaturas que se han hecho cargo de todas las instancias de la vida ya han corrido ríos de tinta. No me queda más que compartirles un pensamiento de esa bella mujer italiana que aquel día comparé con una suculenta uva. “El perfume, como la seda, el vino y las flores, es uno de los lujos necesarios de la vida. Su aroma es como un buen vino, que necesita oxigenarse antes de alcanzar el punto de perfección.” Sofía Loren.  ¡Salud y felicidades a todas la mujeres!

Arq. Joaquín Fernández Rizo

Gran Maestre Cofradía del Noble vino de Tijuana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *