SONAMBULISMO

SONAMBULISMO

Un trastorno del sueño que se presenta de forma muy frecuente en los niños es el sonambulismo, estos episodios de sonambulismo pueden ser en la gran mayoría de los casos un fenómeno poco frecuente y que no pone en riesgo al niño o a los padres.

Es importante detectar qué tan frecuentes son estos episodios y evitar se presente algún problema serio. Se calcula que un 15 a 30% de los niños presentan un episodio de sonambulismo, lo que significa uno de cada tres niños, por lo que es muy probable su hijo presente algún episodio en su infancia. Además un 3 a 4 % de los niños presentarán de forma frecuente en su niñez estos episodios de sonambulismo y un uno por ciento seguirá siendo sonámbulo incluso de adulto.

Al dormir cada noche, soñamos y durante el sueño nuestro cuerpo cuenta con un sistema de seguridad que causa que a pesar de soñar que caminamos, corremos o cualquier actividad que soñemos, ésta no se realiza. Ya que de realizar estas actividades dormidos nos lastimaríamos o dañaríamos a alguna persona que duerma con nosotros. En los sonámbulos este mecanismo de protección no funciona adecuadamente y por este motivo el sonámbulo sí realiza las actividades que está soñando.

En esto radica la gravedad del problema ya que si expone a sus niños a películas de violencia o terror, el niño dormirá y soñará con estos temas y claro podría lastimarse al correr o tratar de defenderse.

Los episodios de sonambulismo normalmente inician a los 5 años y desaparecen paulatinamente después de los 12 años. Desapareciendo en un 99% de los niños a los 18 años. Es importante también conocer que los episodios de sonambulismo se presentan en las etapas de sueño profundo y estas etapas se presentan en las primeras 3 a 4 horas de sueño. Es en estas primeras 4 horas donde debemos de cuidar más a los niños ya que es cuando con mayor frecuencia se presentarán los episodios.

¿No se volverá loco el niño si lo despierto? Esta es una pregunta frecuente y si bien el niño NO se volverá loco, sí es posible que se comporte de forma violenta, recuerde que durante un episodio de sonambulismo el niño está dormido, por este motivo no se recomienda despertarlo de forma violenta, sólo se debe de tomar de la mano y de una forma suave dar indicaciones para regresar a su habitación.

Un sonámbulo en ocasiones podrá abrir puertas, subir o bajar escaleras, abrir cajones etc, pero en algunos casos actividades tan complejas como manejar, prender la estufa o micro ondas. Por este motivo es importante tomas las siguientes medidas:

  • Evitar lesiones cerrando puertas y ventanas
  • Dejar fuera del alcance del niño objetos de vidrio o punzo cortantes.
  • Evite que el niño duerma en la parte de arriba de una litera.

En algunos casos es necesario recibir tratamiento médico si los episodios de sonambulismo son muy frecuentes o violentos, es importante que el sonámbulo no se desvele, duerma en un ambiente sin ruido y sin luz. Si presenta episodios frecuentes es importante acudir con su médico.

Dr. Alberto Servin Díaz 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *