PIOJOS PARÁSITOS DIFÍCILES DE ELIMINAR

Cuando escuchamos que alguien padece piojos, de manera inconsciente (o muchas veces muy consciente) pensamos que es una persona sucia e incluso pasará el tiempo y nos seguiremos acordando que era un “piojoso”; y, por ende, cerramos puertas y contactos.

La realidad es que magnificamos un problema agudo en una problemática social agobiante y discriminativa.

La Pediculosis  (llamada así medicamente) es una PARASITOSIS ocasionada por los piojos, insectos que no reconocen barreras geográficas, socioeconómicas o culturales. Existen casos en todo el mundo.

No existen en la actualidad datos reales del total de infestaciones por estos parásitos, debido a que por la discriminación no acuden la mayoría de los pacientes a consulta médica, solo cuando existen complicaciones. Sin embargo, se estima que el 30% de los niños en edad escolar han presentado alguna vez infestación por estos parásitos.

Por su localización en el hombre puede hablarse de tres variedades y algunas diferencias:

Zona a infectarNombre CientíficoCaracterísticas
CabezaPediculus humanus capitisContagio por contacto directo y objetos
CuerpoPediculus humanus corporisContagio por contacto por ropa
Pubis / GenitalPhitirus pubisContagio por vía sexual

DATOS GENERALES:

Tanto las liendres (formas inmaduras de los piojos) como el piojo adulto, pueden durar sin alimento 5 días aproximadamente, y con alimento duran hasta 30 días, pero si se desprende morirá.

  • Básicamente se alimentan de sangre humana.
  • Una hembra puede poner hasta 10 huevecillos al día. Los cuales se desarrollan a la forma adulta de 6 a 9 días.
  • Los niveles de cloro en albercas no matan a los piojos, incluso pueden sobrevivir horas en la superficie del agua.
  • Los perros, los gatos y otras mascotas no tienen nada que ver con la propagación de los piojos en humanos.
  • La infestación por piojos en la cabeza en una persona no tiene nada que ver con la higiene personal ni con la limpieza en el hogar o en la escuela.
  • Las edades más afectadas son de 3 a 12 años (prescolar y primaria), por mayor cercanía al jugar (recreo, actividades deportivas, parques infantiles, campamentos y fiestas de pijamas).
  • La infestación por piojos de la cabeza es menos habitual en afroamericanos que en las personas de los otros grupos raciales, posiblemente porque las garras del piojo están más adaptadas para adherirse a la forma y el ancho del tallo del cabello de las otras razas.
  • Tienen mayor afinidad por el pelo de color oscuro.
  • Los piojos de la cabeza se arrastran, no pueden saltar ni volar, y se propagan por el contacto directo con el cabello de una persona infestada.
  • Debido a lo largo del pelo y fácil contacto, es más frecuente que las niñas se afecten que los niños.
  • Los piojos de la cabeza y las liendres se encuentran casi en forma exclusiva en el cuero cabelludo, en particular alrededor y detrás de las orejas, y en la parte posterior de la cabeza, la nuca. Cuando aparecen en cejas y bigote es que la población de piojos es muy grande.

SÍNTOMAS:

  • Sensación de cosquilleo por algo que se mueve en el cabello ó en el cuerpo.
  • Comezón, ocasionado por la reacción alérgica a las picaduras del piojo.
  • Irritabilidad y dificultad para dormir; los piojos son más activos en la oscuridad.
  • Lesiones en el cuero cabelludo ó piel causadas por rascarse. Estas lesiones a veces se pueden infectar por bacterias presentes en la piel de la persona.

PREVENCIÓN Y CONTROL:

  • NUNCA SE DEBE ESTIGMATIZAR
  • Evitar que el paciente comparta objetos personales de aseo, así como accesorios para el cabello, ropa de vestir y de cama.
  • Si lleva el pelo largo deberá tenerlo atado en una cola o trenzado.
  • Cambio de ropa y baño diario.
  • El Tratamiento debe aplicarse a individuos afectados y a aquellas personas que presenten un riesgo inmediato (familia, convivientes, etc.). Revisar bien el cabello y cepillar eliminando piojos muertos y liendres. Debe aplicarse 2 días seguidos y posteriormente repetir a la semana para garantizar que esté libre de parásitos.
  • Cepillos, peines y adornos pueden desinfectarse sumergiéndolos en agua hirviendo durante 15 minutos.
  • Los objetos personales del paciente expuesto a los piojos, así como abrigos, peluches y prendas que no se puedan lavar, pueden ser colocados en una bolsa plástica cerrada herméticamente mínimo durante dos semanas para asfixiarlos. Así se asegura la completa eliminación de piojos y liendres.
  • Las toallas y ropa de cama deben ser lavadas con agua caliente y planchadas.
  • Nunca deben utilizarse tratamientos antiparásitos “para prevenir”; podrían generarse resistencias.
  • La cabeza no ha de ser rasurada por el hecho de tener piojos.
  • El uso de medicamentos vía oral, solo debe ser prescrito por personal médico ante re-infestaciones continuas ó de alto riesgo.

DRA. ANGÉLICA PON MÉNDEZ

MÉDICO ESPECIALISTA EN EPIDEMIOLOGÍA Y SALUD PÚBLICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *