TIPS PARA NINOS DE MAL COMER

TIPS PARA NINOS DE MAL COMER

Escuchamos con mucha frecuencia que algunos niños no quieren comer, que es un sacrificio para ellos y para los integrantes de la familia la hora de la comida. Hay pequeños para los que los momentos de sentarse a la mesa se convierten en un verdadero martirio, y con la desesperación de la madre se crea un ambiente nocivo para el momento que debería ser sagrado, agradable y de convivencia familiar; la hora de la comida.
Existen muchas razones por las cuales un niño no quiere comer, una de las más importantes: el niño padece de alguna enfermedad sencilla o está en fase inicial de algún padecimiento grave.
Otras causas son los aspectos de orden emocional, como niños con desorden familiar, huérfanos, con violencia intrafamiliar o son niños maltratados. Otra causa común es la falta de horarios fijos o aproximados para la comida, la vida moderna, donde todos los miembros

de la familia tienen sus actividades diarias, diferentes e independientes, provoca con mucha frecuencia que no se coincida para comer al mismo tiempo y compartir la mesa en familia.
También el hecho de comer entre comidas es un hábito nocivo para todos, en especial para los niños, ya que se altera la capacidad gástrica para comer lo suficiente durante el horario establecido.
Lo primero es identificar la causa, sobre todo descartar una enfermedad que aún no se manifieste como se comentó antes, que puede ser desde una simple gripe o faringitis, una parasitosis, hasta una enfermedad maligna.
También debemos identificar aquellos alimentos que más le gusten al menor, y no obligarlo a comer lo que no le guste, posteriormente conocer el contenido alimenticio de los alimentos que le gusten y poder identificar las deficiencias nutricionales, para efecto de sustituir por otros productos.

Otro factor importante que debemos tomar en cuenta para una buena alimentación es el requerimiento nutricional de acuerdo a la edad de los niños; se considera que los niños entre los 2 y 3 años de edad cursan con el mayor riesgo nutricional; es en esta edad en la que debemos tener más cuidado en la alimentación, ya que requieren mayor energía, su capacidad gástrica está disminuida y debe ser incorporado a la dieta familiar, donde experimentará nuevos sabores y texturas, la presentación de los platillos también es importante, platos pequeños para niños, con porciones pequeñas y cubiertos también pequeños, es muy común servir grandes porciones a los niños cuando nosotros tenemos mucho apetito. También tomar en cuenta que no es lo mismo servir una manzana entera en un plato a un manzana sin piel partida en gajos o cuadros en un plato pequeño.
La introducción de alimentos nuevos debe ser paulatina y uno a uno para, de resultar intolerante, poder identificar cual es y eliminarlo de la dieta del pequeño.

Los Tips


• No obligar a comer al niño

• Establecer horarios de alimentos

• No dar golosinas entre las comidas

• Dar una alimentación variada

• Dar pequeñas porciones

• Cubrir los requerimientos nutricionales, proteínas, vitaminas y minerales.

• Identificar a tiempo las preferencias de alimentos del niño.

• Ofrecer un ambiente agradable a la hora de la comida.

• No premiar con golosinas el comer bien.

• Supervisar el contenido de las comidas que le dan al niño cuando come fuera de casa.


La carga energética de la alimentación de los niños debe ser vigilada y administrada de acuerdo a la actividad física, los carbohidratos de los alimentos que consumen los niños muy sedentarios les dan también energía, pero ésta no es liberada por la baja actividad del niño.
Finalmente, una recomendación muy importante, involucrar a los niños en la preparación de los alimentos y ver la manera en lo posible de aumentar las veces de comer juntos en familia, creando un ambiente armonioso y tranquilo y no utilizar el momento de la comida para los reclamos, acusaciones, ni malas noticias. El esfuerzo debe ser de todos los integrantes de la familia, pero siempre existe un liderazgo identificado. Este esfuerzo se verá reflejado en la salud nutricional de nuestros niños.

Dra. Rosa Alicia Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *