¿QUÉ ES EL HÍGADO?

¿QUÉ ES EL HÍGADO?

El hígado es un órgano único en el cuerpo, localizado en la parte superior derecha del abdomen debajo del diafragma junto al estómago, protegido por la parte inferior izquierda de la caja torácica. El hígado cuenta con una ubicación específica y funcional, recibe la sangre venosa proveniente de la vena porta. La vena porta recibe sangre de las ramas venosas que pasan por el abdomen, la cual se satura de nutrientes y químicos absorbidos por el intestino delgado y grueso. El hígado está formado por dos lóbulos que se dividen por un ligamento rígido llamado ligamento falciforme.

El hígado está constituido microscópicamente  por células llamadas Hepatocitos, un tipo celular rico en enzimas (proteínas que facilitan la formación o separación de moléculas)  que no solo forman ácidos biliares, pero también metabolizan sustancias de la digestión que resultan de alguna reacción celular, que  desembocan en el torrente sanguíneo, desactivando su toxicidad, formando moléculas que son necesarias para la vida y almacenando nutrientes formados en el hígado o ingerido en los alimentos. Estos hepatocitos están agrupados en la unidad funcional del órgano, llamada lobulillo hepático,  el cual se encuentra organizado alrededor de una vena central y con tres conductos en cada uno de los vértices del lobulillo, estos tres conductos son  ramas de la vena porta que contiene sangre proveniente del abdomen, ramas de la arteria hepática que se deriva de la arteria aorta abdominal y ramas del conducto hepático que finalmente terminan confluyendo entre así formando el conducto hepático llevando los ácidos biliares hacia la vesícula para su almacenamiento.

 Este órgano está en constante contacto con sustancias nocivas, tiene mecanismos de defensa que le ayudan a funcionar efectivamente aunque sufra daño por cualquier agente, por su capacidad regenerativa.

El trabajo del hígado en el cuerpo, es fundamental para mantener el balance químico, por una sensibilidad a las sustancias que se ingieren, las que se usan y las que se necesitan, como se había mencionado anteriormente,  la digestión disuelve los macronutrientes en molécula simples que son absorbidas las torrente sanguíneo. La mayoría de estas pequeñas partículas viajan desde los intestinos hasta el hígado, el cual filtra y convierte el alimento en nutrientes que el torrente sanguíneo lleva a las células que lo necesitan. El hígado almacena estos nutrientes y los libera durante el día, a medida que el organismo va necesitándolos. Las proteínas, grasas, enzimas y otros químicos que el hígado crea con los nutrientes, son cruciales para la salud de una persona. Un ejemplo de esto, es el metabolismo de la glucosa, a grandes rasgos, las azucares que entran al cuerpo por la alimentación, el intestino convierte la glucosa en su forma más simple, para después juntar todas esas moléculas de glucosa a una rama mucho más grande pero compacta llamada glucógeno. Este glucógeno se almacena en el hígado y en el musculo, así se libera de forma rápida en cuanto se detecte la necesidad de glucosa en algún órgano.

Otra función importante, es la eliminación de sustratos tóxicos del organismo, por ejemplo, la bilirrubina, que es el residuo de la hemoglobina de los glóbulos rojos destruidos por el bazo, que a su vez  libera al torrentes sanguíneo terminando en la vena porta e ingresando al hígado donde los hepatocitos, donde se metaboliza para unirlo ala los ácidos biliares y eliminarlo por las heces. Cuando el hígado tiene algún problema tanto en los hepatocitos como en los conductos causando obstrucción, la bilirrubina de acumula en el cuerpo, dando un color amarillento a la piel pero sobre todo a el área que es blanca de los ojos, este signo llamado ictericia, es un signo cardinal de que no se está eliminando correctamente la bilirrubina, ya sea como se mencionó antes, por mal metabolismo o por una obstrucción. 

Debido a que el hígado es tan complejo, es susceptible a una amplia variedad de trastornos, algunos causados por exceso de alcohol o medicamentos, otros por infecciones como la hepatitis viral, el cáncer, y trastornos metabólicos.

Pero el hígado también es resistente, tiene una notable capacidad para regenerarse después de una lesión o inflamación y posee reservas de nutrientes a las cuales puede recurrir cuando es lesionado. Cuando el hígado está asediado por la hepatitis vírica, sus células hepáticas son lesionadas o destruidas. Inicialmente puede tolerar y resistir este tipo de lesión, debido a la capacidad del hígado para regenerarse y compensar el daño. Esta fase de la enfermedad hepática se denomina enfermedad hepática compensada porque el hígado puede continuar todas sus funciones. Cuando el hígado empieza a perder la batalla, ya no puede regenerar el tejido hepático, y sus capacidades para filtrar y almacenar nutrientes se ven afectadas por el tejido cicatricial, esa fase terminal de la enfermedad hepática se denomina enfermedad hepática descompensada, porque el hígado no puede compensar la lesión que se está produciendo.

El hígado es la fábrica de la mayoría de las proteínas que mantienen el líquido en sus debidos compartimientos, como el trasporte de moléculas por el torrente sanguíneo, que la albumina. Otras proteínas importantes son las que controlan la coagulación de la sangre como lo hace la protrombina.  Hay enfermedades que no son causadas por algún agente en específico, pero por la carga genética que la persona heredó, por ejemplo, la fibrosis quística que es una enfermedad en la que se desarrollan múltiples quistes en el hígado.

Una forma de ver si existe integridad de los hepatocitos, ya que en ellos existen unas enzimas conocidas como transaminasas. Asi que hay pruebas de laboratorio básicos que nos indican niveles de estas enzimas, por lo que si salen elevadas se puede inferir que hay lesión de los hepatocitos y la medición constante de estas sustancias sabremos si se está corrigiendo o agravando el problema hepático.

En conclusión, el hígado es un órgano de trabajo extenso cuya complejidad en sus funciones y su exposición agentes dañinos y potencialmente corrosivos, nos mantiene sanos y desintoxicados de los mismos residuos del cuerpo, por lo que se debe de tomar con mucha seriedad lo que tomamos y comemos, pero sobretodo moderarnos.

Hecsen Gunther Rivera Luna

Shislandia Romero García

UABC

1 thought on “¿QUÉ ES EL HÍGADO?

Responder a Magdalena valdez orozco Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *