¿QUÉ SON LAS HEPATITIS?

¿QUÉ SON LAS HEPATITIS?

Cuando el hígado enferma se inflama. A este hecho se le denomina hepatitis. Muchas razones hay para que esto suceda, desde sustancias tóxicas hasta infecciones de diverso origen.

Las causas más frecuentes son las llamadas hepatitis virales. Hoy en día conocemos muchos tipos causados por virus muy distintos que generan cambios en el hígado.

Las hepatitis son la causa más frecuente de hospitalización y muerte por una enfermedad viral en la historia. Por cada paciente que murió de SIDA en el siglo XX murieron 5 de hepatitis, al mismo tiempo que un promedio de 10,000 pacientes fueron hospitalizados por año.

Las hepatitis son enfermedades conocidas desde la antigüedad, de hecho Hipócrates describió de manera muy completa la hepatitis, incluso sus complicaciones. A pesar de esto no se sabía mucho de la naturaleza de su origen. Los avances más importantes en su conocimiento se dieron durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el número de casos aumentó considerablemente, en gran parte debido al aumento de las trasfusiones sanguíneas. Eso hizo que se distinguieran dos tipos de hepatitis, una transmitida por vía transfusional y otras aparentemente por vía distinta, de origen comunitario. Se le llamó hepatitis sérica a la que se transmitía por transfusión sanguínea. Pronto se determinó que la otra era transmitida por  vía digestiva gracias a la contaminación de líquidos o alimentos.

Pasaron unos diez años antes de que hubiera algún otro avance, hasta que se reconoció que en la hepatitis viral hay un aumento temprano y exagerado de unas sustancias que producen las células del hígado llamadas transaminasas. Estas pueden aumentar hasta 20 veces sus valores normales y se detectan incluso antes de que el paciente se encuentre francamente enfermo.

Hasta esa época no se había visto el virus y no se podía cultivar ni reproducir en los animales de laboratorio. Así que no se tenían tampoco pruebas de laboratorio diferentes. Hasta que en 1962 se descubrió en un aborigen hemofílico australiano una sustancia que se identificó como el antígeno Australia. Así se conoció por más de 10 años después de que Baruch Blumberg, describió el proceso. Estudio por el que le otorgaron el premio Nobel de Medicina en 1976.  De hecho, en esa época se publicaban más de 400 artículos al mes de investigaciones en hepatitis.

El siguiente gran paso se dio a principios de los setenta, cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Washington, pudieron finalmente reproducir el virus en un animal de laboratorio, usando unos pequeños monos de Sudamérica llamados marmosetos. Así pudieron aislar el virus e identificaron a cada uno de los virus a los que ahora se llamaba virus de la Hepatitis A y el otro de la B.

Para entonces se había desechado la idea de que hubiera dos formas distintas de adquirir la enfermedad, sin embargo, una vez estudiados los comportamientos de ambos virus se pudo regresar a la idea de que la B es transfusional y la A es por vía oral.

Para entonces, solo se tenía el antígeno Australia, el que después de las protestas australianas se le cambió el nombre porque resultaba tendencioso el que se creyera que el virus era originario de ese país, por lo que ahora se le puso antígeno asociado a la Hepatitis B y con los avances se identificó que esta sustancia la tienen los virus en su superficie por lo que se le dio el nombre de antígeno de superficie de la Hepatitis B.

Cuando se pudo estandarizar una prueba diagnóstica para la hepatitis A,  se supo que había algunas hepatitis que eran negativas tanto para una como la otra y se consideró que había una hepatitis distinta a la que se denominó No A no B.  Fue hasta 1987 que se pudo descubrir que ésta era la que ahora conocemos como Hepatitis C. En el camino se descubrió que el virus de la Hepatitis B puede generar una réplica como en espejo de sí mismo y ocasiona una hepatitis distinta a la que se llama Hepatitis Delta. Por si fuera poco se descubrió uno más llamado virus de la Hepatitis E.

Desde un punto de vista de su estructura los virus de la Hepatitis A no tienen nada que ver con los otros, de hecho se parecen más a los de la Poliomielitis o a los del catarro común ya que los tres son picornavirus. Los virus de la hepatitis C son parecidos a los de la Fiebre Amarilla o el dengue, todos ellos flavivirus, aunque a diferencia de los primeros los de la hepatitis C no se transmiten por mosquitos.

Los virus son muy distintos entre sí. El virus de la hepatitis B contiene ADN de genoma, todos los otros tienen ARN. Aunque todos afectan a las células del hígado y dado que este órgano es responsable de cientos de funciones, el cuerpo es afectado muy seriamente destacando la debilidad y el malestar general, la falta de apetito y eventualmente muchas de las funciones hepáticas son afectadas, de tal manera que el paciente se puede poner amarillo, dato que recibe el nombre de  ictericia y que es por un defecto en el metabolismo de las bilirrubinas, productos derivados de la hemoglobina de glóbulos rojos que van muriendo y que se recicla por los órganos que fabrican la sangre.

Las hepatitis crónicas como la C y la B pueden producir cambios severos en el hígado y conducir a cirrosis, incluso a cáncer de hígado. En todos los casos el hígado queda limitado para manejar muchas de sus funciones, entre otras la de metabolizar sustancias (como medicamentos o drogas).

En este siglo, los avances han sido espectaculares y van desde la capacidad de hacer diagnóstico temprano y detectar el tipo de hepatitis, hasta la existencia de vacunas efectivas contra la hepatitis B y antivirales efectivos que se han ensayado en los últimos 20 años, incluyendo el interferón, producto de la ingeniería genética ya que es fabricado en levaduras y que se considera de gran efectividad, también nuevos antivirales como la ribavirina y otros que se vienen probando como el boceprevir y el telaprevir.

Dr. Héctor Rivera Valenzuela

1 thought on “¿QUÉ SON LAS HEPATITIS?

  • Tenia higado inflamado sospecha de hepatitis alcholica se elevavaron las transaminas, a los tres meses de tratamiento con legalon de 75 mg, tribedoce compuesto y pepsane el higado se desinflamo y las transaminas volvieron dentro del parametro normal. Ya tengo 9 meses sin alchol con una dieta, mi pregunta se puede volver a tomar a los cuanto tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *