WOLFGANG AMADEUS MOZART, VÍCTIMA DE LOS ESTREPTOCOCOS

WOLFGANG AMADEUS MOZART, VÍCTIMA DE LOS ESTREPTOCOCOS

Los estreptococos beta hemolíticos, como se conocen hoy en día, son los causantes de las faringoamigdalitis bacterianas más importantes que se conocen.

Mozart vivió 100 años antes de que se descubriera la mayoría de las bacterias, sin embargo, la historia médica de su vida es un relato típico de la enfermedad producida por estas bacterias.

Por eso, aunque José Haydn considerara a Mozart el músico más grande del mundo, ello no le ayudó a cambiar ni su salud personal, ni su terrible situación financiera.

El más extraordinario niño prodigio que la humanidad haya conocido, es explotado desde pequeño por Leopoldo su padre, quien lo exhibe a la temprana edad de  seis años. Así, como si se tratara de un número circense, es presentado en las cortes de Viena y Múnich. El niño demostraba en esas actuaciones, su enorme talento y su gracia. Su padre retaba al auditorio a presentar las partituras más difíciles para que el niño las interpretara, despertando la admiración de los presentes por su virtuosidad.  Particularmente cuando lo hacía sin ensayo previo, ni conocimiento de las piezas musicales. Muy frecuentemente proponía modificaciones mejorando sustancialmente las composiciones.

Las únicas piezas que no podía interpretar eran aquellas que él mismo componía y los maestros reconocían que se trataba de piezas intocables.

Mozart, tocaba junto a su hermana Nanerl. Aunque él empezaba a orientarse más a componer que a interpretar.

Los niños Mozart alcanzaron gran fama y entonces fueron recibidos en audiencia privada por la emperatriz María Teresa. En esa ocasión, Mozart, sin autorización de su padre, se sentó en la piernas de la emperatriz, que sorprendida y emocionada, le plantó un gran beso en la mejilla al niño. Escena que ha sido inmortalizada en muchas obras pictóricas famosas.

La vida agitada de la familia, los viajes por los caminos europeos de entonces y el contacto del niño con mucha gente, hicieron que el niño enfermara. Por ello, en los primeros viajes a principios de 1761, cuando Mozart contaba 5 años, empezó a quejarse de la garganta y en septiembre de ese año, tuvo una crisis de escarlatina. El padre contrariado, tuvo que cancelar la multitud de invitaciones que tenía en casi todas las cortes europeas. Las pocas ganancias hasta entonces obtenidas, se desvanecieron en la larga convalecencia. Leopoldo apresuró las presentaciones, a pesar de que el niño seguía quejándose de la garganta y  empezaba a tener dolor en las articulaciones. También el furor que habían causado los Mozart un tiempo no muy lejano antes, se fue atenuando gracias a la falta de presentaciones.

Su padre, no permitía que el niño descansara, presentándolo lo mismo en Frankfurt, como en Mannheim, después lo llevó a Paris donde se encuentra con Franz Schubert, convirtiéndose éste, en el ídolo de Mozart. En sus viajes llega a Londres, donde conoce a su gran amigo Juan Cristian Bach, músico que influye mucho en su vida, animándolo a escribir. Aquí, Mozart compone sus primeras sinfonías. La No 1 (K16) y la No 2 (K19), conocidas ambas como londinenses. De ahí viajan a la Haya en Holanda, después a Paris de nuevo, luego a Suiza, llegando a Múnich el 8 de septiembre cuando el maestrino cae gravemente enfermo. No puede mover los dedos, ni las rodillas, tiene fiebre y se le diagnostica fiebre reumática. Para diciembre, notablemente mejorado, pasa la navidad en Salsburgo donde nació.

Para enero de 1768, cuando Mozart cumple 13, el jovencito es invitado a las bodas de la archiduquesa María Josefa de Habsburgo, con la mala suerte de que en la ciudad hay un brote muy extendido de viruela, enfermedad que afectó a la archiduquesa quien murió, provocando un luto generalizado en la ciudad. Maria Teresa, con gran dolor y abatida por la muerte de la archiduquesa, canceló las fiestas. La emperatriz María Teresa, otorga el poder a su hijo Jose II. La situación no permite que Maria Teresa reciba a los Mozart, aunque el tiempo de estancia de éstos en Viena, provocó que éstos enfermaran de viruela. Contagiado el genio de la enfermedad, una vez aliviado, le quedaron las lesiones típicas durante toda su vida como memoria de este viaje tan desafortunado. Los tiempos libres tan escasos, permitieron que enfermo y todo, Mozart compusiera sus dos primeras óperas; La Finta Semplice (“el pretendido simplon”K51) y Bastian y Bastiana (K50). Siendo operas bufas que no reflejan el estado de ánimo que imperaba en la ciudad, ni en la salud de los Mozart.

Ese mismo año, su padre decide llevarlo a Italia, para que Mozart se perfeccionara en la ópera, en Verona hay tumultos para conocer al niño prodigio, ahí le cambian definitivamente el nombre original en alemán que es de Teophillus. Por el de Amadeus, para darle el toque latino que creían era más apropiado para un artista que los italianos consideraban no podía ser alemán.

Al regresar ya como Amadeus a Salsburgo, Mozart tiene 15 años. Le ha cambiado la voz, y el príncipe-arzobispo, que había sido su gran protector, nombrándolo konzertmeister, ha muerto. El sucesor, Jeronimo Colloredo, es un gratuito enemigo de la música alemana, menosprecia y rechaza a los Mozart. Una de las etapas más tristes de su época como músico es ésta, cuando la autoridad subestima y critica la música de Mozart. Eso sin embargo, no impide que Amadeus componga  grandes obras, como la serenata Hafner y 5 conciertos para violin. Mozart es un adolescente enamorado. Su primer amor es Aloysia von Weber. De esta época surge su famosa composición “Ah-vous je dirai je maman”. Esta obra Mozart la compuso para la madre de Aloysia. Esta joven, que era mayor que Mozart, lo rechaza. Sin embargo, el convivía de manera muy intensa con la familia, dedicándose entonces a cortejar a la más pequeña de las hermanas, Constanza, con quien finalmente se casa en 1872.

En los cuatro años anteriores a su matrimonio, ocurrieron cosas importantes en la vida personal y musical de Mozart. Entre estos sucesos, ocurre la muerte de Ana María, su madre. En cuanto al ámbito musical, escribe la misa de coronación (K317), el bello divertimento No 17 en Re Mayor (334) y el Rapto del Serrallo.

Esos años marcan la época bohemia y social más intensa de Mozart, compone por entonces sus famosos conciertos del 20 al 28, para piano incluyendo el famosísimo No 21 mejor conocido como Elvira Madigan. Nombre que recibe por ser el tema que adoptaron para una película del mismo nombre realizada en la primera mitad del siglo XX. También las sinfonías de la 30 a la 36. Las Bodas de Fígaro (K492).

Con todo y que su producción es amplia en calidad y cantidad, su vida personal se ve afectada por una situación financiera extremadamente difícil y para rematar su esposa es tan enfermiza y como siempre se encontraba embarazada, de sus seis embarazos sólo se logró un hijo, Carlos.

Las Bodas de Fígaro fueron un gran éxito en Praga, pero no en Viena, así que Mozart no vio coronado ese éxito con recuperación económica. No alcanzando a cubrir sus deudas es ayudado por sus amigos masones. En esa época su padre muere, aunque se había distanciado de él. Mientras su mujer se recupera en Baden, su pobreza se acentúa y su salud se deteriora. Con todo este clima Mozart se refugia en su música, escribiendo a partir de los 30 años lo mejor de su repertorio, incluyendo sus obras maestras, las 5 últimas sinfonías, la sinfonía No 39 “Praga”, la 40 y la 41(Júpiter).

Inspirado en las correrías de un anciano bibliotecario de Praga, apellidado Casanova, escribió su Don Juan, de esa época, es su obra quizá más famosa, pequeña serenata nocturna (K525). El quinteto para cuerdas en sol menor (K516), el quinteto para clarinete (K581), la opera Cosi Fan Tute. Pero Mozart desde su estancia en Italia vive obsesionado por crear una ópera en alemán, lo que en la época era considerado un sacrilegio y un insulto a la clase y al buen gusto. Empieza a imaginar la Flauta Mágica como su proyecto musical de vida. Su melodía favorita, el aria de papageno, “der vogelfanger bin ich ja”, la tararea todo el tiempo y hasta el último día de su vida.

En julio de 1791, Mozart recibe la vista de un emisario del conde Walsegg, quien le pide un réquiem y se lo paga por adelantado. Mozart cree que es un enviado del más allá que le pide un réquiem para él mismo y que al terminarlo morirá. Amadeus se niega a escribirlo y pasa varios meses sin hacerlo. Este pasaje inspiró la opera Mozart y Salieri, escrita por Rimski-Korsakov, en el siglo XIX, obra  que después a su vez sirvió de base para la película Amadeus, que ganó el Óscar a la mejor película en 1984.

Por esos días, Mozart se sentía mal, se encontraba hinchado por todo el cuerpo, no podía moverse, sentía que la vida se iba de las manos. De ahí su necesidad de posponer el réquiem. A sus amigos les decía que estaba envenenado y deliraba. Por fin fue visto por el dr. Closset, quien le diagnosticó uremia terminal, al regresar de Baden, Constanza se asustó de ver el aspecto de su marido. El Dr. Sallaba, confirmó el diagnostico, y Mozart, se refugiaba como siempre en la música. Escribió su último canto, el elogio de la amistad (K 623), inspirado en lo único que le alegraba al final de su vida, los ideales masónicos. Ya ni su esposa, ni la religión en la que había sido educado le daba consuelo. Finalmente Wolfgang Amadeus Mozart, murió el 7 de diciembre de 1791, a la edad de 35 años.

Mozart vivió en una época en que no se conocían los microbios, a pesar de que se conocían y diagnosticaban: la escarlatina y la fiebre reumática, las faringoamigdalitis, la glomerulonefritis (enfermedad de Richard Brigth)y la corea de Sydenham, relacionadas todas ellas según sabemos hoy en día con la infección por estreptococos beta hemolíticos. En su infancia sufrió de escarlatina y de fiebre reumática, en fase aguda superándolas, es decir parece no haber sufrido de problemas cardiacos, lo que se espera en la fiebre reumática, pero de la glomerulonefritis no se salvó. Este problema se agudizó con los años debido al estrés y al agotamiento físico. En una época como la actual seguramente hubiera sido tratado con éxito, fundamentalmente con antibióticos como la penicilina o alguno parecido.

El microbio tiene una estructura que provoca la formación de anticuerpos contra componentes que posee en su pared y que se parecen a otras que están en las válvulas cardiacas o los glomérulos renales. Por ello el problema se considera de autoinmunidad. Los complejos de antígeno-anticuerpo producen inflamación, deterioro y eventualmente pérdida de la función.

Los antibióticos no destruyen las lesiones pero si eliminan la posibilidad de que se formen los complejos y eventualmente si se tratan a tiempo no llegan a presentarse.

Mozart murió porque tuvo la mala suerte de vivir 100 años antes de que Pasteur, Koch y los grandes investigadores del siglo XIX descubrieran los agentes de muchas enfermedades. De la misma manera 150 años antes de la llegada de los principales antibióticos.

Quizá si Mozart no hubiera sufrido tanto, no hubiera tenido la inspiración que le llevó a escribir la música que disfrutamos tanto los que como Haydn,  consideramos a Wolfgang Amadeus Mozart, el músico más grande de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *