El sistema digestivo es el conjunto de órganos que trabajando entre sí, trituran, desintegran y absorben nutrientes de los alimentos y eliminan los residuos y otras sustancias que necesitan ser evacuadas.

Desde la boca hasta el ano, se lleva a cabo el trayecto en el que el bolo alimenticio se desplaza pasando por cada etapa crucial que requieren los alimentos para poder ser digeridos.

El sistema digestivo se inicia desde la boca, cuando los dientes trituran los alimentos, las glándulas salivales que liberan sustancias contribuyen para iniciar la separación en los alimentos, los principales componentes que ahí se descomponen son los azúcares y comienza la separación de fibras.

Luego los músculos de la garganta pasan el bolo hacia el esófago, que es la parte superior del tracto gastrointestinal. Es importante tomar en cuenta que masticar bien la comida ayuda a que todo el proceso de digestión se facilite al empezar su desintegración.

El esófago funciona con músculos y protección en su interior que promueve el tránsito correcto del alimento, y es un tubo que comunica la boca con el estómago. Entre el esófago y el estómago hay un conjunto de músculos que funcionan como válvula unidireccional que se llama cardias. Este pseudoesfínter, previene que el alimento se regrese por el esófago para que así se mantenga en el estómago y se puedan terminar de desintegrar y separar los nutrientes de lo que ingerimos.

En el estómago se producen sustancias activas que mantienen una acidez necesaria para que los alimentos se separen,  pero para que no se lastime la parte interna del estómago en contacto con el mismo, se encuentra la capa llamada mucosa gástrica, donde se pueden producir lesiones de inflamación, a lo que se  llama gastritis o lesiones donde hay pérdida de continuidad de la mucosa llamadas úlceras. Una de las causas más comunes de éstas, es una bacteria llamada Helicobacter pylori, que produce sustancias para soportar la acidez del estómago  dejando así, partes de la mucosa desprotegidas, lesionándose con el propio ácido del estómago. El tabaco o un mal régimen alimenticio, son otras causas importantes que pueden llevar a estos problemas. El alimento dura aproximadamente 4 hrs. en el estómago donde los ácidos gástricos provocan la separación en nutrientes y desechos. Una vez completado el proceso, pasa por un esfínter que permite el paso del bolo alimenticio hasta que por mediadores químicos se estimula para relajarse y permitir el paso del alimento hacia la primera parte del intestino delgado llamado duodeno. En el duodeno se reciben sustancias provenientes del hígado y almacenadas en la vesícula biliar, llamadas sales biliares, que unifican las diferentes grasas en pequeñas moléculas (micelas) para que se absorban en la misma porción del intestino y entren al torrente sanguíneo.

Otras de las sustancias que desembocan aquí son las enzimas pancreáticas que promueven la separación de la proteínas en aminoácidos y los carbohidratos complejos en más simples, así durante el tránsito por todo el intestino. La segunda porción del intestino delgado llamado yeyuno, es parte del tubo que se encarga de la absorción de los aminoácidos que son las moléculas que forman las proteínas que se ingirieron. Siguiendo con la tercera parte del intestino delgado llamado íleon, es aquí donde se absorbe la mayoría de los carbohidratos o diferentes tipos de azúcares. Esta es la parte de intestino que se encarga de formar enzimas para romper los carbohidratos compuestos que no fueron separados en el duodeno, como la lactosa que es muy común que cause problemas en la digestión, cuando se carece de la enzima que desbarata la lactosa, esa enzima se llama lactasa.

En la unión de intestino delgado y el intestino grueso mejor conocido como colon, se forma un vestigio llamado apéndice, que funciona como reservorio de células inmunológicas que ayudan a la protección de lo que transita por el sistema digestivo. Muchas veces se puede alojar un fecalito en esa zona causando inflamación de la misma llamada apendicitis, que puede ser muy peligrosa si no es tratada a tiempo. Sin embargo, el ciego que es el orificio por donde pasa el alimento del intestino delgado al colon, se promueve que no se alojen restos fecales en la misma, permitiendo el tránsito sin problemas. En el colon, solo se absorbe el agua que se ingirió y así le da forma a las heces que conllevan los desechos de la alimentación como sustancias nocivas para la salud, así finalmente llegando al recto para salir por el ano. La fibra (que solo es celulosa que forma la estructura de las plantas y vegetales) pasa por el tracto digestivo sin ser alterada y esta molécula final es la que forma las heces en si, por eso es tan importante la ingesta de agua como las frutas y verduras, ya que con ellas el alimento puede transitar fácilmente y aprovechar todo lo que la alimentación nos da.

Dr. Hecsen Gunther Rivera Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *