MARIDAJE

El mejor maridaje para el vino son los amigos, remata Gilberto, justo después de haber unido en armoniosa comunión queso, pan  y vino. Nadie pronunció palabra, solo asentimos rotundamente y al unísono con la cabeza; teníamos los ojos muy abiertos, casi redondos, y la boca llena de una explosión de sublimes sabores.

Gran verdad la de Gilberto; el estado de ánimo del degustador afecta en la percepción de los sabores, por ello, con amigos o con la persona amada, siempre estaremos en mejor disposición de disfrutar más cualquier bebida o alimento.

Pero no todo es buena disposición, maridar tiene su ciencia y como en toda ciencia hay que experimentar. Experimente; experimente junto con sus amigos, descubra, diviértase, desarrolle una intuición natural.

Aunque el gusto es individual y por lo tanto muy subjetivo, apóyese en las experiencias de otros, estudie las características de los vinos y las características de los alimentos, haga una disección, mézclelos, vuelva a experimentar. Con el tiempo se volverá muy acertado. Con la práctica, se encontrará con un cierto instinto, que le pide un alimento para cada vino o un vino para cada alimento.  Su cerebro grabará también las experiencias desagradables y automáticamente las rechazará. Para entonces, habrá logrado un acerbo de sabores y un gusto intuitivo, que le redundará en gratos placeres sensuales.

A estas alturas ya usted se estará preguntando “y bueno… ¿sobre qué bases empiezo a experimentar?”

Al grano entonces… Empecemos por destruir el viejo mito de que solo las carnes blancas van con los vinos blancos y las carnes rojas con vinos tintos, experimente con un salmón o una langosta con un tinto ligero; por otro lado, podría ser una ternera con un vino blanco intenso o si usted es de gustos audaces, qué tal un buen pipián con un blanco de Alsacia o un mole poblano con ese  zinfandel dulce de Gassol. ¿Interesante no?

Experimente, piense en contrastes y complementos, busque armonías novedosas, y tenga cuidado, una comida de sabor intenso puede anular el sabor del vino y viceversa. El vino de la región suele ir bien con el queso de la región, si quiere probar lo contrario,  intente tomar un chianti con queso brie y luego me cuenta. Si quiere hacer un vino tánico imbebible, tómelo con nueces. Si lo de usted es destruir un buen tinto, bébalo con espárragos, alcachofas o una buena vinagreta. Aparte se le escaldará la boca.

Busque armonías; pruebe un vino tánico con un buen t-bone sellado al mezquite y experimente cómo la proteína y la grasa de la carne suavizan al tanino. O busque contrastes, pruebe vinos ácidos para contrarrestar platillos grasosos o salados. Vinos refrescantes y dulces para platillos picantes de comida hindú, mexicana o tailandesa. En fin, busque armonías novedosas, destruya mitos, piérdale el respeto a las reglas, no se deje agobiar por los puristas y enriquezca sus experiencias gastronómicas. Pero sobre todo comparta con sus amigos. ¡Salud y buen provecho!

Arq. Joaquín Fernández Rizo

Gran Maestre Cofradia del Noble Vino de Tijuana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *