NETTER Y OTROS ILUSTRADORES DE ANATOMÍA

Todos los médicos que han estudiado la carrera en los últimos 60 años, han aprendido anatomía y otras disciplinas relacionadas, gracias a las ilustraciones dibujadas por Frank Netter, un médico de Brooklyn que estudió en Nueva York arte y diseño y posteriormente medicina.

El estudio de la medicina siempre fue un problema debido a la falta de acceso a información anatómica real. Galeno por ejemplo, que fue la referencia por más de mil años, estudio la anatomía en animales, por razones legales no podía hacerlo con cadáveres humanos. Y no había manera de rebatirlo aunque los médicos notaban las incongruencias en la realidad.

Hasta 1452 que nace Leonardo, en Vinci Italia no había alguien con la inquietud para dibujar de manera realista la anatomía humana. Leonardo con una curiosidad tanto científica como artística, se dio a la tarea de hacer ilustraciones anatómicas que por alguna razón quedaron en su poder sin ser expuestas a la población en general. Sus obras fueron rescatadas por Pompeo Leoni, en 1580, a pesar de lo cual, su escaso interés artístico, hicieron que no fueran dadas a conocer y no fue sino hasta el siglo XX, que fueron adquiridas por la corona británica, tratándose de cientos de dibujos que en su momento hubieran sido fundamentales para otros ilustradores anatómicos importantes, como Andrés Vesalio, este vivió unas décadas después de la muerte de Leonardo y contribuyó enormemente al desarrollo de la anatomía, lamentablemente Vesalio no tuvo acceso a las obras de Leonardo.

La obra fundamental de Vesalio, llamada “de humani corporis fabrica” contiene ilustraciones muy didácticas de la anatomía humana y sirvieron de referencia hasta el siglo XIX. Algunas de sus características incluyen el tono artístico de las ilustraciones más que una intención científica y realista. Los dibujos fueron realizados por artistas del taller de Tiziano, entre otros Domenico Canpagnolo, Jan Stephen van Calcar e incluso el propio Vesalio, que intentaba pintar pero era mejor científico que artista.

El gran anatomista del siglo XIX es el francés Leo Testut. Su tratado de anatomía fue la base para la enseñanza de la anatomía por más de 100 años y muchos de los libros de anatomía escrito posteriormente están basados en su obra, incluyendo la obra de los Fernando Quiroz, padre e hijo, que escribieron el tratado de anatomía que fue la pesadilla de los estudiantes de primer año de medicina en México y otros países. Testu, también utilizó a muchos pintores y dibujantes, como Henry Gray, más orientados al arte que a la realidad científica, aunque hay que reconocer que las ilustraciones son muy apegadas a la realidad.

Frank Netter, nació en Brooklyn Nueva York, en 1906, con la vocación similar a la de Leonardo, estudió primero arte en Nueva York y posteriormente se inscribió en la carrera de medicina, logrando graduarse en 1931. Poco a poco fue dándose a conocer como un gran dibujante. Trabajando incansablemente, logró completar obras de anatomía que llegaron a ser fundamentales, como el atlas de anatomía humana, la colección Netter de ilustraciones médicas. Netter dibujó, bajo el patrocinio del laboratorio químico más importante del mundo en su época. Ciba, era la empresa más importante no solo de medicamentos sino de todos los giros.

Netter, finalmente terminó más 4000 ilustraciones que rayan en la perfección. Esas obras están incluidas en los 58 libros que están disponibles de dibujos médicos.

Con el advenimiento de la computadora y de otros avances tecnológicos, se va transformando la manera de aprender anatomía, pero el lugar que ocupan en la historia dibujantes como Netter queda ahí para su reconocimiento.

Frank Netter, murió en 1991 y con el muere el último de los ilustradores anatómicos hoy considerados clásicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *