ALZHEIMER,

SU RIESGO …… LA EDAD

El 21 de Septiembre se celebra a nivel mundial el Día de Lucha contra el Alzheimer.

En 1907 el neurofisiólogo alemán Alois Alzheimer estudió el cerebro de una enferma de 51 años, y documenta los signos y síntomas del caso, así como los hallazgos en el cerebro.

Él pensaba que había descubierto una enfermedad nueva. Tenía un caso de demencia senil, en una paciente evidentemente no senil. Por lo tanto, debía tratarse de una nueva clase de demencia.

Lo que el Dr. Alzheimer no sabía, es que estaba publicando lo que para las generaciones posteriores de médicos sería el primer caso clínico, científicamente abordado de enfermedad de Alzheimer.

A partir de entonces, ninguna demencia ha sido tan estudiada como ésta. A un siglo del caso del Dr. Alzheimer, la enfermedad que lleva su nombre ha revelado muchísimos conocimientos sobre el cerebro, su funcionamiento y su deterioro. Pero, al igual que muchos otros misterios de la naturaleza, aún se oculta la respuesta a la pregunta más anhelada: ¿Cuál es la causa?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, de carácter progresivo e irreversible, que aún no tiene origen conocido y para la que, a pesar de los avances en investigación, aún no se conoce ningún tratamiento capaz de curarla.

Se caracteriza por la pérdida gradual de neuronas cerebrales que producen un deterioro progresivo de la memoria, el cálculo, la orientación e incluso el habla y el juicio en fases muy avanzadas.

  • El principal factor de riesgo (innegable y el cual no puede modificarse) es la edad y los estudios revelan que a partir de los 65 años los casos de Alzheimer aumentan exponencialmente, duplicándose cada cinco años; pero además existen diferencias entre géneros, ya que la mujer tiene más posibilidades de desarrollar la enfermedad que el hombre. Asimismo, el estrés y una alimentación no saludable, con gran cantidad de grasas y consumo de alcohol pueden favorecer la aparición de la enfermedad.

DATOS:

  • Afecta aproximadamente 5 millones de norteamericanos, y es la cuarta causa de muerte entre los adultos mayores en los Estados Unidos.
  • En México es la 16° causa de muerte en adultos de la tercera edad, con un promedio anual de defunciones de 1,000 a nivel nacional.
  • La OMS predice que para el año 2050 habrá 100 millones de enfermos en el mundo.
  • Esta enfermedad es costosa, tanto en tratamiento como rehabilitación y cuidados, ya que orgánicamente un paciente bien cuidado puede tener una extensión de vida de decenas de años, siempre y cuando sean de calidad.
  • Aproximadamente le cuesta actualmente 100 billones de dólares anuales a los Estados Unidos. Según proyecciones en el 2050 será un trillón de dólares anuales, solo en E.U., lo que sería más que el presupuesto actual de defensa de dicho país.

Los expertos dividen la evolución de la enfermedad en tres fases:

Primera Fase: LeveSegunda Fase: ModeradaTercera Fase: Severa
Alteraciones ligeras de la memoria Cambios de humor bruscos Aislarse de repente de su entorno familiar Ligeros problemas para expresar términos Habla con frases más cortasOlvido de sucesos recientes Incapacidad para asimilar situaciones nuevas Memoria lúcida para sucesos pasados Reacciones agresivas súbitas e injustificadas Frases repetitivas Mala coordinación de movimientos y fatiga corporal excesiva Dificultad para vestirse, asearse, conducir, etc.Totalmente dependiente No reconoce a su familia o amigos Conserva la memoria emocional (siente y entiende que necesita quien le ayude y lo quiera, pero no comprende) Humor cíclico No puede expresarse Ánimo apagado

MEDIDAS PREVENTIVAS:

Aunque no existe una forma comprobada de prevenir la enfermedad de Alzheimer, existen algunas prácticas que se pueden incorporar en la rutina diaria, particularmente si existen antecedentes familiares de demencia.

  • Consumir una dieta baja en grasa.
  • Consumir pescado de agua fría (como atún, salmón y caballa) rico en ácidos grasos omega-3, al menos dos a tres veces a la semana.
  • Reducir la ingesta de ácido linoleico que se encuentra en las margarinas, la mantequilla y los productos lácteos.
  • Incrementar el consumo de antioxidantes, como los carotenoides, la vitamina E y la vitamina C, consumiendo muchas frutas y verduras de color oscuro.
  • Permanecer activo mental y socialmente durante toda la vida.
  • Se recomienda iniciar desde una edad temprana o más tardar a los 45 años, ejercicios mentales como son: rompecabezas, crucigramas, sudoku, y sopa de letras como actividades habituales.
  • Las personas que tienen un antecedente familiar de alguna enfermedad mental, deben consultar a su médico y hacerse su revisión general.
  • Ejercite su mente y mantenga hábitos saludables, estas actividades reducen significativamente enfermedades degenerativas.
  • Visite periódicamente a su médico para un chequeo general.

DRA. ANGÉLICA PON MÉNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *