Una de las enfermedades que se stá presentando con más frecuencia es el síndrome del túnel del carpo o mejor conocido como atrapamiento del nervio mediano.

En la parte anterior de la muñeca existe un ligamento que forma un túnel con los huesillos del carpo (pisiforme, piramidal, semilunar y escafoides) por donde pasan unos tendones junto con el nervio mediano. Este nervio da la sensibilidad a gran parte de la mano y es responsable por algunos de sus
movimientos, una de las causas de esta enfermedad puede ser el uso cotidiano de las computadoras o algunos trabajos manuales que dan como resultado el engrosamiento o fibrosis del ligamento, atrapando el nervio mediano y causando síntomas en forma gradual.

Aunque puede ser súbita, generalmente se manifiesta inicialmente con sensación de calambres o entumecimiento en la palma de la mano y antebrazo, calor y dolor. Así como sensación de dedos hinchados o pérdida de la fuerza. Puede afectar con mayor frecuencia el pulgar, el dedo índice y dedo medio.

Los síntomas se presentan con mayor frecuencia en la noche. Al inicio puede haber mejoría con masaje suave y reposo, las personas afectadas pueden tener la necesidad de sacudir la mano con una sensación rara en mano o antebrazo, esto puede ir avanzando ocasionando hipotrofia de los músculos de la mano (eminencia tenar e hipotenar).

La manera de hacer el diagnóstico es por medio de la exploración física, generalmente por un traumatólogo o cirujano de mano y por medio de un estudio que es la electromiografía.

El manejo inicialmente es con medicamentos de tipo antiinflamatorios y analgésicos, además se pueden utilizar ortesis como las muñequeras. En otras ocasiones podemos infiltrar el ligamento con un corticoesteroide, con la finalidad de desinflamar el ligamento que está dañando al nervio. Cuando no obtenemos un resultado positivo se sugiere cirugía que está enfocada para liberar el nervio afectado.

Las técnicas utilizadas son procedimientos pequeños en la región anterior de la muñeca, se realiza con una pequeña incisión anterior en la muñeca o con cirugía mínima invasiva con dos pequeñas incisiones, una en la región de la mano y la otra en la muñeca. Generalmente con excelentes resultados, sobre todo si se hace un diagnóstico oportuno, esta enfermedad forma parte de un gran grupo de síndromes cervicobraquiales, con los que hay que realizar un diagnóstico diferencial, así como algunos otros padecimientos.

Joaquín García Zeevaert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *