El diagnóstico más sombrío y a la vez abrumador que puede recordar una persona es, sin duda, el de un tumor maligno o cáncer, teniendo en cuenta la historia natural de dicha entidad, su consecuencia psíquica, física, estética y su elevada mortalidad.

El cáncer de próstata es probablemente la enfermedad oncológica más prevalente en el sexo masculino. En series de autopsias, entre el 30% y el 40% de los hombres mayores de 50 años presentan incidencia histológica de la enfermedad y en un 70%, los hombres mayores de 70 años, el 25% de los sujetos desarrollan la enfermedad clínica, pero sólo el  7.8% morirán por su causa.

El carcinoma prostático es el cáncer urogenital más frecuente y el quinto por incidencia en los  varones de todo el mundo, principalmente de los hombres mayores de 40 años  que al ir a consulta por dolor al orinar, en el  5- 15%  son portadores de un cáncer prostático.

El carcinoma prostático constituye una causa importante de morbilidad y mortalidad en la población masculina adulta a escala mundial. En México representa la segunda localización más frecuente de las enfermedades neoplásicas, después del cáncer del pulmón y la segunda causa de muerte en los hombres, después del cáncer de pulmón. Es responsable en promedio del 12.5% de todas las muertes por cáncer en hombres. A partir de 1990 se observa una tendencia a la alta con tasas que van de 14.6 a 19.5 por 100,000 habitantes, lo que representa un incremento de la tasa del 33.5%.

Múltiples estudios epidemiológicos han demostrado la importancia de factores de riesgo relacionados con el cáncer de próstata,  tales como antecedente familiar, la dieta alta en grasa de origen animal y carne roja, estilo de vida y tabaquismo.

Es tan importante la magnitud de este problema que se estima que si tuvieran en cuenta los carcinomas encontrados incidentalmente en las muestras de adenomectomías y autopsias de los hombres mayores de 50 años, esta enfermedad representaría el tumor maligno de mayor incidencia mundial.

En el cáncer de próstata los síntomas que se presentan son muy variados: esfuerzo para orinar, pérdida de fuerza y calibre del chorro de orina, goteo terminal, aumento de las ganas de orinar por las noches y retención de orina, además, aparecen otras debido a las metástasis, como son dolor en la espalda baja, crecimiento del tamaño del hígado, anemia, pérdida de peso, sangre en la orina tardía e insuficiencia renal entre otras.

Los padecimientos oncológicos representan un enorme problema de salud no sólo para las instituciones, sino también para el paciente y su familia. Muchos de ellos, si son detectados de forma temprana, pueden recibir tratamiento que mejorará la cantidad y calidad de vida; ejemplo de ellos son el cáncer cérvico-uterino en la mujer y el cáncer de próstata en el hombre.

A nivel nacional se cuenta con el Programa de Acción Específico de Guías de Práctica Clínica, como estrategia y línea de acción dentro del Programa Sectorial de Salud desde 2007. Esta Guía pone a disposición del personal del primer y segundo nivel de atención, las recomendaciones para estandarizar las acciones nacionales sobre:

• Incremento en la tasa de diagnóstico temprano.

• Referencia oportuna.

• Mejora en la calidad de atención.

• Mejora en la calidad de vida de los pacientes.

• Aumento en la tasa de sobrevida.

para favorecer la efectividad, seguridad y calidad de la atención médica, contribuyendo de esta manera al bienestar de la población masculina mayor de cuarenta años.

Investigar la prevalencia del cáncer de próstata y los factores de riesgo presentes en los casos revisados sirven de base para reforzar el programa de cáncer de próstata en las instituciones, se pueda iniciar un programa de promoción, prevención y detección oportuna, y trabajar sobre los factores de riesgo modificables de esta enfermedad.

La detección temprana del cáncer de próstata en Latinoamérica es muy baja, ya que los pacientes por lo general llegan con enfermedad avanzada; esporádicamente se realizan campañas de cribado del cáncer de próstata que nos permiten detectar esta enfermedad en estadios tempranos.

Las tasas de incidencia y mortalidad varían de país en país; existe un sub registro en nuestra nación, al no contar con estadísticas que muestren la incidencia, y ocurre también en la mayoría de los países de Latinoamérica.

Mortalidad

Atendiendo a la premisa de que aproximadamente el 30 % de las defunciones por cáncer son prevenibles y con los esfuerzos hechos mundialmente para su detección temprana, el cáncer de próstata a partir del 2008 ocupó el quinto lugar de las muertes por cáncer de todo tipo antecediendo por lugar afectado: pulmón, hígado, estómago y colon-recto; sin embargo, ocupaba el 2do. lugar en la incidencia de todos los tipos de cáncer.

En Estados Unidos, los tipos de cáncer más comunes en los hombres son el cáncer de próstata con una tasa de mortalidad de 144.8 por 100,000 hombres, primer tipo de cáncer en hombres de todas las razas incluyendo la hispana. El cáncer colonorectal, con una tasa de mortalidad de 51.6 por 100,000 hombres, es el segundo más común entre los hombres hispanos y el cáncer de pulmón con 79.5, el tercero más frecuente entre los hombres hispanos.

En México el registro histopatológico de neoplasias malignas registró desde el 2003 que el cáncer de próstata ocupó el primer lugar en las muertes por tumores malignos en hombres, con 4’602 defunciones, presentando una tasa de mortalidad de 9.9 por 100,000 habitantes.

Las entidades federativas que mayor tasa de mortalidad que, según un estudio hecho por la Secretaria de Salud presentan por cáncer de próstata, son Nayarit con una tasa de 33, Michoacán 29, Colima 28.7, Zacatecas 28 y Jalisco 26; Baja California cuenta con una tasa de 14.4.

Prevalencia

El número de casos de cáncer de próstata en el país desde el 2001 fue en promedio aprox de 5,200 casos, con una prevalencia de 12.2 por 100,000 hombres en el grupo de edad de 45 años en adelante. La población total masculina del país era de 47´592,000.

Ya desde el 2008 se dectectó en el Hospital General Dr. Manuel Gea González de la Ciudad de México, D.F. se revisaron 953 expedientes de hombres de 40 años en adelante, resultando 21 casos con diagnóstico de cáncer de próstata, con una prevalencia de 22 por 1,000 hombres de 40 años en adelante.

Una investigación realizada en una comunidad de Chile en el mismo periodo arrojó aproximadamente 330 casos de cáncer próstata en hombres mayores de 40 años, con una prevalencia de 9.2 x 1,000 hombres de 40 años y más.

Dra. Lorena Cárdenas / Promotora de la Salud

Un comentario en «PREVALENCIA Y MORTALIDAD POR CÁNCER DE PRÓSTATA»
  1. Donde piedo realizarme estudios hace poco tiempo me diagnosticaron posible cancer pereo me dio miedo y deje de acudir y últimamente me dan doñores en esa parte información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *