“Nuestros hijos saben que los amamos porque es lógico, somos sus padres, ¿cómo no los vamos a amar?”

Creencias como ésta se consideran a lo largo de la vida dejando a cargo del desarrollo cognitivo de los menores la demostración de afecto que nos concierne a nosotros como adultos. Te invito a que te auto realices las siguientes preguntas:

¿El amor se da por lógica? ¿Es un proceso lógico racional? ¿Lógico matemático? ¿Lógico físico? y ¿A qué edad se desarrolla el pensamiento lógico en el ser humano?.

Te ayudaré a contestar estas preguntas. Si el amor fuera lógico, podríamos utilizar el siguiente algoritmo:

a + b + c = amor

Donde: a= cerebro, b= pensamiento, c= razonamiento

Y, en dado caso, ¡El orden de los factores no alteraría el producto!, ¿sería maravilloso no?, ¡Todos pensaríamos con amor!, y ¿si sintiéramos con el cerebro? La realidad es que sentimos con nuestro cuerpo entero y pensamos con el cerebro. Somos seres humanos mucho más complejos de lo que creemos. Formamos un algoritmo como:

a + b + c +d = Salud Integral

Donde, basándonos en la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual define a ésta como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”, podríamos afirmar que: a = salud física, b = salud mental, c = social. En este caso, este algoritmo lógicamente nos llevaría a un completo estado de amor, paz, éxito, felicidad.

A pesar de no pensar con el corazón, ni sentir con el cerebro, se puede pensar con amor y sentir con inteligencia, proceso al cual conocemos como Inteligencia Emocional, basándonos en el Psicólogo Estadounidense Daniel Goleman. Te voy a explicar un poco más sobre esto:

De manera complementaria, el desarrollo de la primera infancia sigue tres etapas básicas:

1. Inicialmente, desde que nos encontramos en proceso de formación en el vientre de mamá, nuestro desarrollo y medio de contacto e interacción con el mundo gira en torno al área sensitiva. Los 5 sentidos: vista, olfato, oído, gusto, y tacto, son la vía de conexión entre nuestro ser y el mundo que nos rodea. A través de ellos recibimos estímulos que nos generan sensaciones y nos permiten conocer aquello que consideramos favorable o desfavorable, aquello que nos gusta o nos disgusta, con lo cual nos sentimos felices o tristes, seguros o temerosos. De este modo, todo aquello con lo que entramos en contacto por medio de nuestros maravillosos órganos sensitivos va adquiriendo un significado en nuestra vida diaria;

2. Más adelante, nuestro medio de contacto e interacción con el mundo se complementa con el área motriz. Dentro de la norma del desarrollo, comenzamos a tener control sobre nuestra cabeza, cuello, brazos, manos, piernas, y la suma de cada una de las extraordinarias piezas que componen nuestro maravilloso cuerpo. De esta manera, comenzamos a manipular el ambiente y desplazarnos en el mismo, teniendo a su vez, la oportunidad de explorar, descubrir, y conocer nuevos estímulos sensitivos;

3. Finalmente, nuestro desarrollo se complementa con las habilidades del área cognitiva. Basándonos en el Epistemólogo, Psicólogo y Biólogo Suizo Jean Piaget, es a partir de los 7 años de edad que niños y niñas cuentan con la capacidad intelectual de utilizar el pensamiento o razonamiento lógico.

Tomando en cuenta esta línea del desarrollo, ¿tus seres queridos saben, comprenden y razonan tu amor a partir de sus 7 años de edad?, ¿qué edad tienen las personas que amas?, ¿ya falta poquito?

Ábrete a un mundo de posibilidades tomando en cuenta que el amor no es algo que se sabe, que se piensa, que se cree, que se razona. El amor es un arte que fluye a través de sensaciones, sentimientos, experiencias, conocimientos. Los seres humanos sentimos el amor de y hacia aquello que nos rodea, hasta que nos ponemos en contacto a través de nuestros sentidos, y recibimos estímulos que nos generan sensaciones y emociones favorables.

Toma unos minutos y reflexiona, ¿Las personas importantes en tu vida saben que las quieres SIENTEN tu AMOR?

La lógica en el corazón de las personas que amas no razona tu amor por el hecho de satisfacer necesidades como al brindarles tu presencia física, alimento, un espacio donde vivir, objetos materiales, educación, atención médica. La lógica en nuestros corazones percibe el amor a través de nuestros sentidos. Nuestros ojos ven, nuestra nariz huele, nuestra lengua saborea, nuestra piel siente, nuestros oídos oyen, nuestro corazón “percibe”, así nomás, a veces sin explicación científica aparente, “percibe”. Aun cuando veas limitaciones ante alguna deficiencia física o mental, recuerda siempre que el corazón es el órgano que bombea sangre a todo nuestro cuerpo permitiendo su funcionamiento. Así, nuestros 5 sentidos, sean funcionales o disfuncionales, el corazón siempre tiene la capacidad de percibir cualquier estimulo: “Regalar una sonrisa puede o no ser vista con los ojos, pero siempre es percibida con el corazón”.

Entonces, ¿cómo asegurarte de que las personas importantes en tu vida sienten tu amor hacia ellos?

  • No solo proveas de alimento, se consiente de que existen muchos alimentos ricos en vitaminas, proteínas, minerales e incluso en sabor, si sabemos combinarlos. Haz de este momento, no solo alimento para el cuerpo, alimenta su alma aprovechando para compartir, convivir, servir y disfrutar en familia.
  • No solo proveas de objetos materiales. Muéstrales cómo utilizarlos, cómo aprovecharlos, cómo disfrutarlos.
  • No solo proveas un espacio cómodo y seguro para vivir. La seguridad aparente se encuentra en las paredes y cerraduras de la construcción; la seguridad real se encuentra en la medida en que demuestres que tus brazos son paredes y cerraduras indestructibles, abrigo y protección a toda prueba, que pese a lo que sea estás presente, brindando apoyo y amor incondicional.
  • No solo proveas atención médica. La atención de los seres queridos a base de tiempo de calidad en familia es lo primordialmente básico para sobrellevar una adversidad.
  • No solo te encargues de agendar y cubrir los gastos para ir de paseo. Vívelo con ellos.
  • No solo observes sus errores, corrígelos promoviendo en ellos el valor de la responsabilidad. Descubre, refuerza, y celebra sus cualidades y logros.
  • No solo te preocupes porque su vista funcione y esté lista para aprender todo en la vida diaria. Ocúpate de hacerla funcionar y aprender desde casa con tu ejemplo. Regálale una sonrisa, lánzale un beso, centra su atención en las pequeñas maravillosas cosas que nos concede la vida.
  • No solo te preocupes si muestra un contacto agresivo e impulsivo. Ocúpate de ello mostrándole un contacto suave al pedirle permiso para regalarle una caricia, un abrazo, tomar su mano, llenarlo (a) de besos.
  • No solo te preocupes por su desarrollo de leguaje y que su sistema auditivo esté funcionando. Ocúpate de saber escuchar, a ti mismo y a los demás; ocúpate de expresar tus sentimientos con claridad y respeto, y permítele expresarse de la misma manera. Éste es el verdadero desarrollo y funcionamiento.
  • Posiblemente ignorabas que el sentido del olfato realiza su actividad apoyándose de regiones cerebrales responsables de las emociones, sentimientos, instintos e impulsos, como el sistema límbico y el hipotálamo. Exponte y expón a tus seres queridos a inhalar aire puro en ambientes puros y naturales, aromas de su agrado. Exponlos a permanecer tan cerca como para percibir el tuyo mismo, el aroma de quien los ama.
  • Esta lista es interminable. Usa tu juicio y creatividad tomando siempre en cuenta que:

“Tus seres queridos sienten tu amor al ponerse en contacto contigo y percibir sensaciones favorables a través de su 6to sentido, ¡Su corazón!”

Claudia Lorena Pérez Muñoz / Licenciada en Psicología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *