Panorama Epidemiológico

A  medida que escuchamos los datos que en forma precisa presenta la Dra. Angélica Pon Méndez, cae uno en cuenta: SÍ, ¡estamos ante una epidemia!

Sólo de esta manera se puede dimensionar el panorama que sobre la enfermedad diabética presentó recientemente la especialista en Epidemiología, ante personal de la Secretaría de Salud del estado de Baja California.

Porque aunque es una enfermedad de la que se tienen registros desde 1500 años A.C., al ver la evolución de las investigaciones médicas para identificarla e ir distinguiendo los diferentes tipos que presenta, lo más sorprendente es darse cuenta de cómo va en aumento su incidencia en el transcurso de los años, hasta llegar en la actualidad a grados de epidemia, tal como lo están demostrando los datos hoy disponibles.

Durante la conferencia que también compartió con alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Campus Mexicali, la Dra. Angélica Pon recordó que la Diabetes Mellitus es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar altos niveles de azúcar en la sangre y se origina cuando el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente.

La Insulina es una hormona necesaria para transformar el azúcar de los alimentos en la energía que necesitamos para realizar las actividades de nuestra vida diaria. Es producida por el páncreas, que es un órgano que se encuentra ubicado en la región izquierda del abdomen. Después de comer, algunos alimentos se transforman en glucosa, es decir, en azúcar.

Evolución histórica de las investigaciones médicas.

Ante un nutrido auditorio, Pon Méndez, explicó que esta enfermedad fue detectada inicialmente por la emisión exagerada de cantidades de orina, de ahí el nombre de diabetes que en griego significa “sifón”; posteriormente, hacia el siglo XVII, se le agregó el término “mellitus”, de miel, para significar el sabor dulce que presentaban las emisiones de orina.

A mediados del siglo XIX investigadores franceses detectaron la importancia de la obesidad y la vida sedentaria en el origen de un tipo de diabetes, la tipo 2, que hoy es la más común, basando su tratamiento en la restricción del consumo de glúcidos (azúcares e hidratos de carbono) y el bajo valor calórico de la dieta.

A finales de ese mismo siglo y principios del XX se presentaron los avances más importantes con que contamos actualmente, principalmente las investigaciones médico científicas sobre la producción de insulina por el páncreas, así como su aislamiento para producirla en forma sintética, ampliando los horizontes para el tratamiento de esta enfermedad.

Varios tipos de Diabetes

En la actualidad se tienen identificados cuatro grupos de diabetes.

La Tipo 1 se presenta en la infancia, pero puede aparecer a cualquier edad. Se origina por una afección autoinmune en la que el sistema inmunológico  -las defensas del organismo- confunde las células que producen insulina con células extrañas, las ataca y destruye.

La Tipo 2 se presenta principalmente en adultos con sobrepeso, de mayor edad, con estilo de vida sedentario, con antecedentes familiares de diabetes. En este tipo el organismo no produce la cantidad suficiente de insulina o ésta no actúa en forma adecuada o una combinación de ambas. Un dato alarmante es su incremento en niños que presentan grados de obesidad.

La Diabetes Gestacional se manifiesta en mujeres embarazadas, más frecuentemente en obesas, con antecedentes familiares de diabetes y por lo general desaparece después del parto. Si no se detecta y controla puede producir alteraciones en el feto, como macrosomia, es decir, bebé con mucho peso, y problemas durante y después del parto. Muchas de las mujeres que han tenido diabetes gestacional desarrollan más tarde diabetes tipo 2 por lo que es necesario un control en las semanas posteriores al nacimiento.

Un cuarto grupo lo conforman otros tipos de diabetes originadas en enfermedades del páncreas, principalmente.

La DM tipo 2 representa el 95% por tipo de diabetes

En su exposición, la Dra. Pon Méndez destacó que el tipo de diabetes más común, la Tipo 2, se debe en un 80% de los casos, a un peso corporal excesivo y a la inactividad física, y solo un 5% se le atribuye a la carga genética. De esta manera, la prevalencia acelerada que está presentando este tipo de diabetes está relacionada directamente con los estilos de vida y hábitos alimentarios de los últimos tiempos.

La DM en estadísticas

A nivel mundial, cada 10 segundos se diagnostican cinco nuevos casos y el 80% de los afectados viven en países de medianos y bajos ingresos, correspondiendo el 70% a población urbana y solo el 30% al medio rural.

Para ilustrar la proliferación de la Diabetes Mellitus, la epidemióloga aportó los siguientes datos que hablan por sí solos:

En el año 2000 presentaba una prevalencia del 3% con 171 millones de casos. Para el año 2020 aumentó al 8% con 371 millones, y a ese ritmo para el año 2030 se considera aumente a 552 millones, es decir, uno de cada 10 adultos tendrá DM.

En defunciones, esta prevalencia mundial significó 3.5 millones de personas en el año 2020, previéndose 5.3 millones para el 2030.

En nuestro país

En México, la Diabetes Mellitus es ya la segunda causa de defunción, afectando más a las mujeres con un 58%, y su prevalencia se ha extendido a grupos de edad cada vez más jóvenes con presencia significativa en el grupo de 25 a 44 años. En el estado de Baja California hoy representa la tercera causa de defunción reflejando un comportamiento similar en su avance sobre los grupos de edad.

Las consecuencias

Su impacto en la calidad de vida de las personas presenta diversos tipos y gravedades, considerándose que un paciente moderadamente controlado genera en promedio 60 días de incapacidad al año.

Demos un repaso a los datos que presentó la Dra. Pon Méndez sobre el riesgo de presentar complicaciones que tiene un diabético en el transcurso de su vida:

  • 15% Debilidad severa visual
  • 50% Neuropatía
  • 60% Amputaciones no traumáticas
  • 300% Periodontitis grave
  • 400% Cardiovascular
  • 400% Cerebral

La necesidad de hospitalización por motivos urgentes es cuatro veces más frecuente, y de 3 a 5 veces más el riesgo de infección nosocomial durante la hospitalización.

Por otra parte, el riesgo de muerte ante la presencia de la diabetes es dos veces mayor con el 50% de probabilidad por enfermedad vascular, 20% por sepsis; 20% por insuficiencia renal, y 10% por otras causas. En caso de fumadores el riesgo se triplica.

Factores de riesgo y su costo

De esta manera, la conferencista exhortó a evitar la incidencia de este mal, ya que la principal prevención a nivel individual consiste en el cambio de estilos de vida, principalmente aumentando la actividad física y modificando los hábitos alimentarios.

Dada la dimensión de problema de salud pública que ha adquirido la Diabetes Mellitus, la Dra. Pon Méndez describió factores de riesgo del entorno familiar y comunitario como la accesibilidad a alimentos y bebidas poco saludables, la pérdida de la cultura alimentaria tradicional y los ambientes sedentarios que prevalecen hoy en día.

De igual forma, los factores de nivel macro como la producción y procesamiento de alimentos sin el debido control; las políticas agrícolas, de comercio, educativas y fiscales; la pobreza e inequidad en los niveles de bienestar, así como las deficiencias actuales en el marco legal y regulatorio inadecuado para la intervención del estado en estos factores.

El gasto económico del tratamiento a nivel individual varía en la bibliografía siendo en promedio de 800 a 2,000 dlls al año, sin complicaciones y con monoterapia. Pero, en nuestro país, alrededor del 50% de los pacientes con DM presentan alguna complicación.

Para reforzar el llamado a la atención de los factores de riesgo, Pon Méndez cierra con un dato para meditar:

En Baja California: 195,000 pacientes DM = 195 millones de dlls al año.

En México: 6’400,000 DM = 6,400 millones de dlls anuales.

Luego de este panorama, el lema Prevenir LA DIABETES está en tus manos, come y vive sano, es una prioridad de prevención y promoción de la salud pública.

Dra. Angélica Pon Méndez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *